Posts Tagged ‘TIC’

Mar
03

Formación Profesional a distancia

Desde mediados de Enero se han celebrado en varias ediciones en Madrid las Jornadas para la Formación en la Elaboración de Materiales para la Formación Profesional a distancia, organizadas por el Ministerio de Educación, y de las que Manuel Alonso Rosa ya comentó en el Blog de Buenas Prácticas 2.0 del ITE. Estas jornadas están destinadas a profesores del sistema de Formación Profesional con el fin de la elaboración de materiales curriculares para la impartición de Ciclos Formativos a distancia a partir de próximo curso académico (aunque algunas Comunidades, como en el caso de Extremadura, ya tienen programas propios con este fin). El objetivo final para el sistema educativo y profesional es claro: aumentar el número de trabajadores titulados facilitando el acceso al sistema y posibilitar la acreditación de competencias profesionales de forma parcial.

El sistema de Formación Profesional a distancia no está ideado para cursar ciclos formativos completos de forma totalmente on-line (a pesar de ser totalmente factible) por varios motivos. El primero es obvio: quien opta por una formación a distancia es porque por la circunstancia que sea, bien laboral o personal, no puede hacerlo en forma presencial, por lo que su dedicación al mismo no será igual que la del alumno que cursa un Ciclo de ésta forma. El segundo no es tan obvio pero es igualmente razonable: dar la posibilidad a aquellas personas que ya poseen alguna cualificación profesional (acreditada de forma parcial por su experiencia profesional o bien adquirida a través de estudios anteriores) a completar su puzzle para de esta forma adquirir una titulación de técnico o técnico superior.

Con este objetivo el Ministerio de Educación pretende tener 100 títulos de varias familias profesionales dispuestos para el Curso 2011/2012 para posibilitar la formación on-line a distancia de los mismos. Dicho así, la idea de fondo no puede ser mejor: facilitar a aquellos que no pueden permitirse una asistencia diaria una formación modular a la carta para adquirir competencias profesionales y titulación. No obstante no todo es tan sencillo. Vayamos por partes.

Por un lado, la formación on-line a distancia no es íntegramente tal. Y es completamente lógico. La Formación Profesional es eminentemente práctica, y como tal, muchas competencias (y dentro de estas, muchos Resultados de Aprendizaje) no podrán ser adquiridas con una formación exclusivamente a distancia, sino que cada módulo profesional requerirá un porcentaje de asistencia para el logro de los resultados de carácter práctico. El tanto por cierto dependerá del módulo en cuestión: puede ser un 10 pero también un 70%.

Por otro lado, el hecho de que se aprueben 100 nuevos títulos (no 97 ni 103) para la formación profesional a distancia hace sospechar que la decisión del número de títulos es totalmente arbitraria. De que no se ha tenido en cuenta qué ciclos son los más aptos para la impartición modular a distancia y cuáles, bien por su carácter o por no encontrarse ampliamente implantados o difundidos, no lo son en una primera fase. Es así hasta tal punto que, pese a ser una condición indispensable para la impartición de un ciclo formativo a distancia que el centro en cuestión que lo oferte tenga implantada la modalidad presencial, se están elaborando materiales para ciclos formativos que en aún no se encuentran implantados en ningún centro del territorio nacional. Y además posiblemente tampoco lo estén en breve.

Por si fuera poco, la planificación inicial de puesta en marcha del nuevo catálogo de títulos a distancia es la del curso 2011/2012. Es decir, el curso que viene. Más problemas, por si la escasez de tiempo y lo precipitado de la decisión fuera poco: los materiales, como es lógico, se están elaborando de acuerdo a los currículos estatales LOE del ámbito del Ministerio de Educación, y por tanto únicamente son de aplicación como tal en el territorial nacional sin competencias transferidas (Ceuta y Melilla). Esto implica que, una vez elaborados los materiales y puestos a disposición de las comunidades, cada una de ellas deberá adaptarlos para satisfacer los currículos propios elaborados a partir de los Reales Decretos de títulos LOE del Ministerio. Eso implica más cambios y más gastos (por si los del Ministerio no fueran bastante), y un plazo de tiempo aún más corto para hacerlo. Lo lógico naturalmente es que las Comunidades Autónomas adapten paulatinamente los materiales de acuerdo a la oferta inmediata que propongan para cada curso académico, pero ya sabemos que la lógica y el sistema educativo andan algo reñidos en los últimos años. Es la consecuencia de un sistema totalmente descentralizado a nivel de Comunidades: módulos profesionales que cambian de nombre y curso, contenidos variables, módulos nuevos,… Circunstancia que muchas veces no obedecen a lógica ninguna y que dificultan la movilidad del alumnado. Y más aún en la formación profesional a distancia, en la que el alumnado no tiene ni por qué moverse.

Por no extenderme demasiado, como otras muchas veces, la sensación que queda es la de muy buenas iniciativas e ideas precipitadamente (normalmente todo se debe como siempre a intereses políticos) mal llevadas, por no hablar de la poca racionalización de gastos del Ministerio y Comunidades pese a, insisto, ser algo muy necesario y muy productivo en un futuro inmediato en el sistema de Formación Profesional. Otro día comentaré los problemas en la elaboración de materiales, que pese a ser lógicos, no son pocos.

Esperemos que todo salga bien. Profesionales elaborando materiales hay muchos y muy buenos. Veremos qué resulta.

Ene
30

¿TIC en la FP?

Si he de ser sincero, siempre que la actividad me ha puesto delante, de forma voluntaria o involuntaria, una situación en la que las diferencias entre la formación profesional y la educación secundaria obligatoria eran palpables (en estos gazpachos de gente que tenemos hechos en los institutos), casi nunca he sentido envidia (llamémosla sana por ser condescendientes) de la situación ajena respecto a la propia. Y digo casi nunca por los aspectos habituales que uno está un poco cansado de argumentar, llamémosles en general GUARDIAS, y lo dejo aquí que se me calientan las yemas de los dedos.

A lo que iba: siempre tiene uno la sensación de ser un privilegiado por el ámbito en que desempeña su labor docente, por unas u otras circunstancias que son por supuesto discutibles, pero que son las de uno. Y yo, personalmente, no las cambiaba. Pero hete aquí que conforme me he ido metiendo en ámbitos que hasta ahora sólo había rozado tangencialmente, he encontrado algo de lo que realmente siento sana (ahora sí) envidia de otros niveles educativos.

Si generalmente en el ámbito educativo y formativo la Formación Profesional ha sido siempre (ahora nos intentan vender otra cosa, pero lo venden a precio barato) la apestada del sistema (y no olvidemos, otros países sí lo saben, que de la calidad del sistema de Formación Profesional depende el nivel de desarrollo tecnológico de un país), ahora sigue siéndolo, y seguirá así me temo un rato largo, la apestada en el uso de las Tecnologías de Información y Comunicación. La situación se solventa dejando libre albedrío a las familias profesionales y ciclos para que, bajo su sesgado criterio, empleen aquello que crean oportuno, a cargo por supuesto de los presupuestos y asignaciones departamentales, pero sin un claro y definido programa que apoye, defienda y promueva el uso de TIC desde el punto de vista formativo, y no del profesional propio de cada familia.

De esta forma, mientras la educación primaria y secundaria se engordan y ceban en el uso de TIC, en la FP estamos a dos velas, hasta el punto, y esto es lo gordo, que en muchos (no en uno ni dos, en muchos) Ciclos Formativos de nuestra Comunidad no existe, no digo ya los ordenadores por cada dos, tres u ocho alumnos, sino ni siquiera el ordenador por profesor (de portátil ni hablamos, hablo del mamotreto fijo de la mesa del aula). Y aquí no pasa nada. Lo tomamos como lo más normal. Como la FP no entra cuando hablamos de TIC, pues todos contentos con lo que hay.

Y lo grave de esta situación es que es ahí realmente donde se aprovecha el potencial de las TICs a nivel formativo (no digo por supuesto que no se aproveche a otros niveles, pero no como nos quieren hacer creer los politiquillos de turno, a los que les interesa porque con eso es con lo que se imprimen las dietas). La Formación Profesional ofrece un abanico tan sumamente amplio de recursos para la explotación de las TIC que deja palpable y claro que este sistema es el del mundo al revés: hartura para quienes no pueden, quieren o saben aprovechar la comida, y hambre y miseria para aquellos que sí podrían hacerlo.

Ojalá me equivoque y de aquí a nada, cada vez que lea una noticia de asignación de equipos, pizarras digitales, programas de formación, promoción y difusión de herramientas TIC, o iniciativas para su fomento aparezcan, al lado de la educación obligatoria, las letras FP. Pero vamos, cazado un conejo, cazados todos. Todavía tiene que llover.

Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Spain
This work by José María Delgado is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Spain.